Precio
$0$300
Tipo de Propiedad
Número de camas
Tipo de Habitación
Servicios
Idiomas que hablan en la casa
Premios
Tipo de baño
Categoría

Los conquistadores la llamaron Santa María del Puerto del Príncipe en 1514, pero el nombre aborigen fue el que quedó como nominación de la zona. Otros la conocen como la Ciudad de los Tinajones. Camagüey se enorgullece de poseer el centro histórico más extenso de Cuba, declarado Patrimonio de la Humanidad por el excelente estado de conservación de su ambiente y arquitectura originales. Disfrute de la hospitalidad del camagüeyano en sus casas particulares, escuche contar sus leyendas tomando el fresco en un patio interior, saboree deliciosos platos tradicionales como el matajíbaro, los arroces con carne de res y plátano maduro, los mejores quesos de Cuba.
Recorra a pie callejuelas sinuosas, calles estrechas y adoquinadas, callejones sin salida, producto de un trazado laberíntico para protegerse del ataque de piratas; siéntese en alguna plaza del Siglo XVI y contemple los amplios ventanales con barrotes de madera, los tejados rojos de las viviendas, arcos de influencia mudéjar, los tinajones en cada esquina de la ciudad. Camagüey posee templos de gran valor histórico. Muchos lo consideran además bastión de la iglesia católica en Cuba.Visite la imagen del Santo Sepulcro, los murales y catacumbas en la Iglesia de la Merced, el altar mayor de la Iglesia de San Juan de Dios, los frescos barrocos de Nuestra Señora de la Soledad, la gótica Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y sus espectaculares vitrales; o el Museo de San Juan de Dios, antes sanatorio, que hoy permite un recorrido por la historia de Camagüey.
La urbe se caracteriza también por su cultura. Aquí vio la luz la primera obra literaria cubana, Espejo de Paciencia, ha sido cuna de personalidades como Gertrudis Gómez de Avellaneda, Nicolás Guillén, Fidelio Ponce, Ignacio Agramonte, Enrique José Varona, Carlos J. Finlay; y el Teatro Principal es sede del importante Ballet de Camagüey. Si viaja por junio, no se pierda el San Juan, carnavales que se celebran a finales del mes y en los que probará el exquisito y peculiar sabor del ajiaco camagüeyano.  
La ciudad tiene un trazado asimétrico que semeja en algunos lugares una tela de araña. La ciudad colonial conserva su ambientación y arquitectura original.