Precio
$0$300
Tipo de Propiedad
Número de camas
Tipo de Habitación
Servicios
Idiomas que hablan en la casa
Premios
Tipo de baño
Categoría

La Habana Vieja es la zona más antigua de la capital cubana. Fundada por los españoles como la Villa de San Cristóbal de La Habana en 1519, es uno de los conjuntos coloniales más ricos de América Latina. En 1982 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; y constituye hoy, uno de los destinos turísticos más visitados en Cuba. El centro histórico exhibe una amplia gama de joyas arquitectónicas: restos de las murallas que durante dos siglos protegieron la Villa, calles estrechas y empedradas, arcadas, balcones, rejas, vitrales y patios interiores de viviendas coloniales, impresionantes fortalezas, iglesias barrocas y neoclásicas; monumentos admirables.La Habana Vieja es la zona más antigua de la capital cubana. Fundada por los españoles como la Villa de San Cristóbal de La Habana en 1519, es uno de los conjuntos coloniales más ricos de América Latina. En 1982 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; y constituye hoy, uno de los destinos turísticos más visitados en Cuba. El centro histórico exhibe una amplia gama de joyas arquitectónicas: restos de las murallas que durante dos siglos protegieron la Villa, calles estrechas y empedradas, arcadas, balcones, rejas, vitrales y patios interiores de viviendas coloniales, impresionantes fortalezas, iglesias barrocas y neoclásicas; monumentos admirables.
Varios edificios acogen en su inmueble, museos temáticos que ofrecen una visión más íntegra de una historia de V Siglos atrás. Pero La Habana Vieja no es una ciudad detenida en el tiempo, sino una comunidad dinámica, de gente emprendedora, creativa, hospitalaria, diáfana. En plazas y calles se mezclan los pregones de un manisero, los olores de comida criolla y ron, las predicciones de pintorescas cartománticas, los conjuntos musicales que ofrecen al visitante lo mejor del repertorio tradicional cubano, la alegría de los niños en las escuelas, los asombros ante las estatuas vivientes que engalanan el Casco Histórico, la sonrisa cálida del desconocido y el sabor del aire tropical.
La actividad no cesa: ferias de artesanía, de libros, presentaciones artísticas, peñas deportivas, una inmensa red de museos y tiendas, variadísima oferta cultural y gastronómica. En sus casas particulares usted conocerá los genuinos valores cubanos, y al abrir la puerta o asomarse al balcón disfrutará de uno de los mejores museos al aire libre. Tiene La Habana Vieja mucho que contar y ofrecer.